viernes, 8 de enero de 2010

UN 8 DE ENERO...

... de 1950 el primer equipo de Huracán se retiró del campo de juego a 10 minutos del final del encuentro, por lo que le correspondía su inmediato descenso.... lo que el Tribunal de Disciplina de AFA ignoró para salvarlo con ardid y alevosía.-

Los Clubes Huracán y Lanús había igualado la última posición al final del torneo de 1949. Para desempatar se jugaron dos partidos. Cada uno ganó uno de esos cotejos. Se dispuso disputar un tercer (y último) encuentro para determinar quien se quedaba en Primera División. La fecha fijada para este desempate fue el día Domingo 8 de Enero de 1.950 en cancha de San Lorenzo.-

A ese partido acudieron 60.000 personas. Ya en el anterior partido Lanús había goleado al equipo blanco por lo que los favoritismos estaban parejos. El encuentro en cuestión tuvo todos los ingredientes para entretener al espectador neutral, y terminó en un verdadero escándalo que vio todo el mundo menos los muchachos de la calle Viamonte y Uruguay.-

Arrancó mejor el equipo granate, con toques cortos y rotación de sus delanteros. Pero fue el equipo del poder quien casi se puso en ganancia a los 4 minutos por intermedio de José Vigo, que muy bien controló el ex arquero velezano Juan Carlos Marcelo.-
El primer gol llegó a los 13 minutos por intermedio de Norberto Pairoux. Repasemos la jugada: Strembel habilita a Armando Díaz por el costado derecho, atorado por la marca hace un giro sobre sí mismo (como un trompo) desairando al rival y rematando con extrema violencia la pelota, esta rebota en un poste y cuando parecía que se perdía por el fondo, aparece el "ruso" Strembel que vuelve a rematar estrellándose esta vez la pelota en el travesaño encontrando a Pairoux en inmejorable posición para marcar el primer gol.-
Sobre los 32 minutos el delantero Pairoux es tomado dentro del área chica por el jugador Julio Angel cuando se aprestaba a convertir el segundo gol. El arbitro Bert Cross cobra el penal, que pateado por el mismo delantero coloca el resultado 2 a 0 para el Granate.-
Pero Huracán se vino enceguecido a la carga y en dos minutos logra empatar el partido. Así José Vigo a los 40 y Juan Manuel Filgueiras a los 41 minutos -mediante la ejecución de un penalty muy protestado por todos los jugadores de Lanús- le agrega emoción y suspenso a la brega. Se fueron al vestuario empatados en 2 goles.-
El clima estaba muy caliente, y no hablamos de los más de 30 grados que marcaba el termómetro.....
Apenas reanudado el match tras el descanso reglamentario, se produce el tercer gol huracanense, tras un centro rasante que logra alcanzar Lanza con la punta del botin y que pasa bajo el cuerpo de Marcello ante la mirada atónita de los defensores de Lanús.-
Huracán ganaba 3 a 2 y parecía que ya no se podía. Pero como ocurre muchas veces en estos casos, el elenco más humilde se adelanta en el campo de juego y sale a matar o morir. Una llegada tras otra, centros, rebotes, y el gol que no llega. Sobre los 77 minutos se produce una jugada con serio peligro que el jugador Angel (el mismo que había cometido un penal en el primer tiempo), comete una infracción en perjuicio de Raúl Martínez. El arbitro con buena visión ve la falta y conbra el tercer penal del partido, y el segundo para Lanús. Otra vez Pairoux en la ejecución y empate en tres goles. Faltaban un poco más de 10 minutos y todo podía pasar.....

Ataque de Huracán, Néstor Naya (el único actual sobreviviente que jugó en Huracán en ese partido) toma la pelota cerca del área haciendola jugar con pase a Muraco, el centro de éste no se hace esperar, recibiendo Vigo la pelota dentro del área, quien elude a Roberto González y Estevez respectivamente, para rematar a un rincón marcando el 4to. gol de Huracán, que fue celebrado con indescriptible alegría por jugadores ysadictos. Pero los muchachos de Lanús observaron que el linesman mantenía levantada la bandera por lo que se aproximan al arbitro inglés con renovados deseos de justicia. Y el arbitro decide anular la conquista por encontrarse la pelota en movimiento a la salida del tiro libre (el pase de Naya a Muraco era un tiro libre indirecto). Reglamentariamente correspondía anular la jugada y así lo marcó el referee aplicando el reglamento.-

Nuevas protestas. Los jugadores de Huracán -por expreso pedido de sus dirigentes- abandonan la cancha ante la desazón de todos en el estadio. Los jugadores de Lanús pretenden seguir el cotejo, el arbitro amaga con proseguir el partido y cuando se estaba por conseguir un nuevo gol de Lanús por intermedio de Daponte ante el vacio arco del rival, el juez del encuentro decide cortar la jugada retirandose al vestuario correspondiente. Nadie entendía nada. El público como buscando una explicación permanecía en las tribunas. Finalmente 20 minutos despues por los altoparlantes se informó que el partido se encontraba suspendido con el marcador 3 a 3.-

Llegado el momento de actuar, el Tribunal de Disciplina, dio una versión totalmente distinta a la acontecida en la cancha. Veamos los que se dijo entonces (Boletín 1.539 del 12/01/1950) -Copia textual- "Expte Nro. 9019. El tribunal constituido en comisión resolvió considerar el presente expediente y luego de un prolongado cambio de ideas, se expidió en la siguiente forma: que de las constancias de este expediente, informe del arbitro y jueces de línea y ampliacion de fs. 10, declaración del capitan de Huracán y de ambos clubes surge que el referee que dirigió el encuentro, al finalizar los cuarenta y cinco minutos del segundo período hizo sonar el silbato de terminación del mismo y se dirigió desde el centro de la cancha, donde se encontraba, hacia el túnel y luego al vestuario. Que de todos esos antecedentes ha quedado evidenciado que el retiro del referee del campo de juego fue simultáneo al silbato de terminacion del segundo período, al que no volvió con posterioridad. Que también queda acreditado que el referee ni en la oportunidad de su retiro del campo de juego ni posteriormente llamó a los capitanes para el sorteo de las vallas ni dispuso la continuación del juego ya que no volvió al fiel a reanudad el encuentro para sancionar la inasistencia de alguno de los equipos que hubiera impedido la prosecución; que surge también del expediente que los jugadores de Huracán permanecieron en la casilla y solo se retiraron de la misma cuando tuvieron conocimiento de que por los altoparlantes del estadio se informó que por resolución superior el partido había sido suspendido. Que es evidente que el criterio personal del referee es la aplicacion de la modalidad en que se disputen estos partidos de acuerdo a nuestra reglamentación, ha creado una situación de duda que el Tribunal debe contemplar con toda ecuanimidad, en su caso en que como el presente, su resolución ha de tener gran importancia. Que en efecto es habitual y reglamentario que terminado los noventa minutos de juego y estando empatado el score, el partido continúe sin intervalos (art. 119 del R. General) y previo al sorteo de vallas, que son cambiadas cada 15 minutos de juego. El señor referee del encuentro no la hecho así, alejándose en cambio del campo de juego para terminar en el vestuario pero sin volver al field para lo cual no estuvo impedido en ningún momento de poderlo hacer. Que en estas condiciones y resultado del expediente que el equipo de Huracán se retiró a los vestuarios solo después de que lo hizo el referee, no puede interpretarse de acuerdo a nuestras modalidades que hubo abandono de la cancha en las condiciones que exige el artículo 42 inciso b) apartado 2º, ya que se retiró en momento en que el juego reglamentario de los noventa minutos se había dado por terminado y cuando el referee ya no se encontraba en la cancha. Que por otra parte la omisión del referee de la otra condición reglamentaria o sea, la de haber vuelto al campo de juego para que no le faltaron garantías y disponer en el único lugar en que se puede hacer o sea en el field la prosecución del partido que había suspendido impide verificar la inasistencia del equipo de Huracán a proseguir el partido ya que no puede afirmarse que requerido los jugadores por el silbato de práctica y constituido el referee en el centro de la cancha no hubieran accedido al llamado reglamentario y proseguido el juego pendiente, por lo que tampoco puede colocarse al equipo del Club Huracán sin violentar el razonamiento, dentro de lo dispuesto en el artículo inciso d) apartado Iº del reglamento disciplinario. En virtud de las consideraciones precedentes y atento que no resultan de los actuados la comisión de infracciones por parte de los lubes que deban ser sancionadas por este Tribunal, se resuelve: Disponer la disputa del partido integramente de conformidad a lo dispuesto en los artículso 129 y 130 del Reglamento General, a cuyo efecto se elevan las presentes actuaciones al H.Consejo Directivo. Este despacho fue aprobado con el voto en contra del vocal señor Raúl C.Rinaldi. A continuación el Dr. Alocen en el sentido de aplicar una suspensión de tres meses al referee que dirigió el encuentro por entender que había trasgredido la disposicion prescripta en el artículo 53 inciso e) apartado 3º del reglamento disciplinario. Esta moción fue rechazada por entender los miembros restantes que no era de aplicación en el presente caso por tratarse de un referee cuya reciente actuación justificaba el desconocimiento estricto de nuestras reglamentaciones".-

Inmediatamente el Club Atlético Lanús presentó un pedido de reconsideración, el que como se preveía (dado el leguleyo argumento que transcribimos) fue rechazado. Ello hizo que pasara poco más de un mes para que se jugara el cuarto partido.... ya veremos como se cambiaron los argumentos a conveniencia del poderoso Coronel Tomás Ducó.-

Néstor Daniel Bova
08/01/2010

8 comentarios:

  1. Hola pasate por mi web http://www.planetagrandt2010.com.ar/, anotate en mis seguidores y yo me anoto en los tuyos. Queres???

    ResponderEliminar
  2. Ya está. Saludos a la gente de Lincoln

    ResponderEliminar
  3. Gracias maestro. Muy feliz 2010...!!!

    ResponderEliminar
  4. que buen post... y si, era en esa época en la cual un equipo cuando no estaba de acuerdo con lo que a ellos le parecía, abandonaban el "field". Qué tiempos...
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Esteban: lo que sucede es que abandonar el partido en pleno partido tiene una penalización. (perdida del partido). En 1947 Felix Loustou lo hizo por su cuenta en pleno partido, el Tribunal de Disciplina le llamó la atención y a partir de allí se modificó el reglamento.
    Ese abandono le significaba al equipo del poderoso Huracan el inmediato descenso. Todos lo vieron, menos el Tribunal, que por otra parte no le dio credito al informe del arbitro ingles (que habían sido contratado en 1948 para parar los abusos que cometian enfavor de los equipos grandes)....

    ResponderEliminar
  6. Te interesa intercambiar links conmigo??? En unos días voy a hacer una sección con todas las webs y blogs amigos y kisiera incluirte espero tus respuestas. Mi web: http://www.planetagrandt2010.com.ar/

    ResponderEliminar
  7. gracias por la aclaración. Como olvidar esa época donde venian los árbitros ingleses a dirigir...
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Ya agregue la pagina www.planetagrandt2010.com.ar en el sector paginas amigas

    Saludos y muchas gracias

    ResponderEliminar